Etiquetas

aeropuerto (9) arquitectura (13) arte (34) blogs and shops (21) camisetas (14) canal 9 (12) cine (27) comic (2) fib (9) fotografía (46) historia (26) humor (15) literatura (4) magdalena (15) movimiento 15M (27) mundo (29) Música (44) noche (14) Opinión (136) pegatinas (13) política (3) prensa (21) rototom (4) ruta alternativa (36) se mueven (28) sostenibilidad (20) Street Art (56) tanned tin (6) teatro (8) urbanismo (3) video (23)

Castell ¿pintor o calle?

viernes, 27 de enero de 2012






Los nombres de las calles nos dan una información que nos es ajena de tanto repetirla... algunos conocerán la calle Pintor Castell porque hasta no hace mucho había en ella un garito mítico y bien oscuro llamado "Territori". Otros habrán ido al colegio Pintor Castell, o habrán jugado contra él a fútbol sala o balonmano; o al instituto conocido como "Mixto 5" cuyo nombre real es Vicent Castell i Domenech... cualquier cosa es posible, excepto que nos interesemos por saber quien era ese pintor llamado Castell y como fue su obra.

En una ruta turística, por muy alternativa que sea, no debe faltar el arte y se puede conseguir sin pisar museos. Para ello hay que acercarse al Instituto Ribalta, en pleno centro. Desde fuera, ya se percibe que es un edificio singular dotado de ese eclecticismo modernista de la época. En él se conjugan elementos clásicos con estilos pseudomdéjares. Solo con adentrarse en su hall, se intuye algo diferente a los otros centros de enseñanza y que seguramente a los alumnos que por allí deambulan se les pasa por alto.

Cruzamos las columnas que anteceden a la escalinata imperial al más puro estilo renacentista. Abrimos unas puertas de madera y cruzamos las cortinas de terciopelo rojo. Se presenta ante nosotros imponente, un espacio solemne, casi espiritual que huele a historia y humedad a partes iguales, el salón de actos. Una decoración pompeyana rica en dorados, ménsulas, molduras, frisos, lámparas de cristal, maderas nobles y zócalos cerámicos que se alternan de manera caprichosa formando un marco perfecto para las pinturas que hemos venido a ver.

Se trata de 10 alegorías realizadas por el pintor castellonense Vicent Castell i Domenech (1871-1934). Dos de ellas en la pared frontal, Justicia y Ley, que abrazan al resto de asignaturas que se representan en los laterales: geografía, agricultura, física y química, dibujo, religión, geometría, gramática, historia. Son obras que pasan desapercibidas entre los estudiantes año tras año y en las que podemos ver un planteamiento modernista en la composición, pero también el costumbrismo típico en el pintor, representando escenas que reflejan la luz y los paisajes de la zona. Gran parte de su obra puede admirarse también en el Museu, pero es la enorme influencia que proyectó sobre la siguiente generación de artistas castellonenes, la auténtica huella imborrable que dejó en la ciudad. Mucho más allá que la calle del antiguo y oscuro bar "Territori".



Fotografía tomada hacia 1921 en su Academía de la calle San Vicente, donde se formaron artísticamente numerosas personalidades culturales del Castellón del Siglos XX. Puede identificarse a: primero izquierda: el arquitecto Traver. De pie: el profesor Vicente Castell y el joven poeta Bernat Artola. Primero por la derecha sentado, el ceramista Godofredo Buenosaires. De pie, primero por la derecha, el escultor Tomás Colón.
No hubo tantas calles en una sola imagen hasta la aparición de google maps.
Fotografía de V. Castell Alonso.

2 comentarios:

gunspector dijo... [Responder]

Solo un matiz. El Territori estaba en la calle Vilaroig. Entre el instituto y la Ronda hay dos calles: Vilaroig, que es la que justo da detrás y ahí estaba el garito, y Pintor Castell que es la inmediatamente paralela a la Ronda.

Algo se mueve en Castellón dijo... [Responder]

@gunspector
ays, con lo cerradito que había quedado el texto... gracias por el apunte!

Publicar un comentario