Etiquetas

aeropuerto (9) arquitectura (13) arte (34) blogs and shops (21) camisetas (14) canal 9 (12) cine (27) comic (2) fib (9) fotografía (46) historia (26) humor (15) literatura (4) magdalena (15) movimiento 15M (27) mundo (29) Música (44) noche (14) Opinión (136) pegatinas (13) política (3) prensa (21) rototom (4) ruta alternativa (36) se mueven (28) sostenibilidad (20) Street Art (56) tanned tin (6) teatro (8) urbanismo (3) video (23)

aberraciones y anestesias

lunes, 2 de mayo de 2011






La arquitectura da soluciones a los problemas del espacio y la vivienda. A problemas absurdos, soluciones absurdas. Esta aberración se puede admirar en la avenida de Alcora y lo más increíble es que hace unas semanas, las dos casitas que se han quedado aisladas ¡estaban a la venta! Por supuesto, al módulo del medio sólo se puede acceder por pasillos interiores. Es una agresión a la vista y al sentido común.


¿La culpa? Supongo que en plena burbuja inmobiliaria, los dueños de las casitas querrían su parte del pastel y  pedirían un pico; supongo que el constructor les presionaría con su "plan" genial de construir alrededor de las casitas y dejar las parcelas prácticamente inedificables; supongo que si el arquitecto tuvo algún día principios y criterio, los debió dejar colgados en el perchero cuando se dio cuenta que o pasaba por el aro o no trabajaba y que todo lo que había estudiado en la carrera no tenía cabida en los límites de esta provincia; supongo que un ayuntamiento de una ciudad arruinada por el stop en seco de la construcción no iba a parar un proyecto por unos conflictos estéticos y éticos de nada; supongo que una ciudad y unos ciudadanos que han tolerado durante décadas las aberraciones más alucinantes contra el propio patrimonio urbanístico, no se van a escandalizar porque en la avenida de Alcora, tan lejos del centro, dos casitas se queden rodeadas por una idea absurda y una ausencia absoluta de criterio y control. La culpa es del constructor, de los dueños, del arquitecto, de los funcionarios que aprobaron el plan, de un mercado que se volvió loco, de los que compren un piso ahí y, como no, de una sociedad que tolera que su ciudad sea un pastiche arquitectónico.


Podemos seguir pensando que no tenemos la culpa de nada, ni del urbanismo, ni de la política, ni de la educación, ni de la sanidad... pero esa mentira, que nos hace dormir mejor, sólo consigue que estemos anestesiados.

3 comentarios:

Anónimo dijo... [Responder]

Cuando vendan las otras dos casitas pueden hacer un único edificio unido con un puente por encima de la otra. A grandes aberraciones grandes soluciones, no?

Algo se mueve dijo... [Responder]

¡Tu has estudiado! ¡Que gran idea! Además, CS puede ser de las únicas ciudades del mundo donde se daría la licencia en un pis plas.

Ana Pons dijo... [Responder]

monstruoso

Publicar un comentario